22 abr. 2010

Sólo hay un país que puede dominar al mundo con un ataque global inmediato

Se puede ganar una guerra sin librarla. Se puede vencer si un adversario sabe que es vulnerable a un ataque instantáneo e indetectable, abrumador y devastador, sin la posibilidad de defenderse o de tomar represalias. Lo que se aplica a un país en particular también vale para todos los adversarios potenciales y ciertamente para cualquier otra nación del mundo. Existe sólo un país con la capacidad militar y científica y que ha proclamado abiertamente su intención de lograr esa capacidad. Esa nación es aquella cuyo actual jefe de Estado definió en diciembre pasado como la única superpotencia del mundo. Un país que aspira a seguir siendo el único estado en la historia que ejerce la dominación militar de espectro completo en la tierra, en el aire, en los mares y en el espacio. El que aspira a concretar el “gran sueño americano”, aún sin armas nucleares.
Dejo aqui el articulo completo, no tiene perdida, Y dejad comentarios, me interesa vuestra opinión al respecto.
Según un análisis estratégico que despliega Rick Rozoff en el digesto semanal que Global Research que auspicia la NATO y que se publicó el pasado viernes 16 del corriente, ese país es Estados Unidos, incluso in necesidad de emplear armas nucleares Que mantiene y extiende bases militares y tropas, grupos de batalla de portaaviones y bombarderos estratégicos sobre y en casi cada latitud y longitud del planeta. Que lo hace con un presupuesto de guerra récord posterior a la Segunda Guerra Mundial de 708.000 millones de dólares para el próximo año.

Después de lograr esa situación en gran parte por haber sido el primer país que desarrolló e utilizó armas atómicas, está ahora en condiciones de fortalecer su supremacía global a través del reemplazo de la opción nuclear. Entre 1999 y 2003 EE.UU. dirigió tres grandes guerras en menos de cuatro años contra Yugoslavia, Afganistán e Irak y en los tres casos envió entre decenas y cientos de miles de soldados después de ataques aéreos y con misiles. El Pentágono estableció bases militares en las tres zonas de guerra y, aunque la contaminación con uranio empobrecido y bombas de racimo sigue existiendo en los tres países, los soldados estadounidenses no han tenido que enfrentar un terreno irradiado. Sería superfluo y demasiado costoso en muchos sentidos lanzar un ataque nuclear si un ataque convencional sirve para el mismo fin.

El 8 de abril pasado los presidentes de EE.UU. y Rusia, Barack Obama y Dmitri Medvedev, firmaron un nuevo Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START por sus siglas en inglés) en la capital checa (Praga) para reducir sus respectivos arsenales nucleares y sistemas de lanzamiento (sujeto a ratificación por el Senado de EE.UU. y la duma rusa). Antes, durante la misma semana, ambas naciones publicaron su nuevo Estudio de la Postura Nuclear (NPR) que por primera vez pareció abandonar el primer uso de armas nucleares.

Parecería que la sombría nube nuclear que ha colgado sobre la cabeza de la humanidad durante los últimos 65 años se estuviera disipando. Sin embargo EE.UU. conserva 1.550 ojivas nucleares desplegadas y 2.200 (según algunos cálculos 3.500) más almacenadas y una tríada de vehículos de lanzamiento terrestres, aéreos y submarinos. Lo que es más alarmante, sin embargo, es que Washington sigue adelante con el proyecto de reemplazar la espada y el escudo nuclear -para chantaje y disuasión- por un modelo no nuclear que podría desestabilizar el anterior “equilibrio del terror”, que ha sido una pesadilla criminal durante seis décadas, pero con sesenta años sin una guerra masiva de misiles.

La nueva espada, o lanza, integra planes para sistemas de armas convencionales de primer ataque empleando la misma tríada de componentes de tierra, aire y mar -más el espacio- y el escudo es una red mundial de despliegues de misiles interceptores, también en las cuatro áreas. El Pentágono se propone poder atacar primero e impunemente. Tal cual lo diseño el ex presidente George W. Bush, el belicista antecesor del pacifista Barack Obama.

El arsenal no nuclear utilizado para neutralizar y destruir las defensas aéreas y estratégicas, de potencialmente todas las fuerzas militares importantes de otras naciones, consistirá en misiles balísticos intercontinentales, misiles balísticos adaptados a lanzamiento desde submarinos, misiles crucero y bombarderos hipersónicos, y bombarderos estratégicos “super-stealth” capaces de evitar la detección por radar y así evitar las defensas basadas en tierra y aire.

Cualquier misil de alcance corto, intermedio y largo que quede en el país atacado será en teoría destruido después de ser lanzados por misiles interceptores cinéticos, capaces de destruir por impacto. Si los misiles neutralizados portaran ojivas nucleares, la precipitación radioactiva ocurriría sobre el país que los lanza, sobre un área marítima cercana u otra nación elegida por EE.UU.

Un comentario ruso de hace tres años describió la interacción entre el primer ataque y los sistemas de misiles interceptores como sigue: “Se puede invertir en el desarrollo de un misil antibalístico (ABM) verdaderamente efectivo y de armas de primer ataque, por ejemplo, en sistemas convencionales de alta precisión. El objetivo final es crear la capacidad para un primer ataque desarmante (nuclear, no nuclear o mixto) del potencial nuclear estratégico del enemigo. El ABM destruirá todo lo que sobreviva el primer golpe”.

El tan retrasado Informe del Estudio de la Postura Nuclear de este mes reafirma los planes del Pentágono de “mantener un disuasivo nuclear creíble y de reforzar las estructuras de seguridad regionales con defensas de misiles”. También confirma que la incorporación de “sistemas no nucleares a los objetivos de disuasión regional y de seguridad de EE.UU. será preservada evitando limitaciones en la defensa de misiles y preservando opciones para el uso de bombarderos pesados y de sistemas de misiles de largo alcance en tareas convencionales.”

En una conferencia de prensa del pasado 6 de abril sobre el Estudio de la Postura Nuclear con el secretario de defensa Robert Gates, el jefe del Estado Mayor Conjunto, almirante Michael Mullen, la secretaria de Estado Hillary Clinton y el secretario de energía Steven Chu, Gates dijo que “mantendremos la tríada nuclear de ICBM (Misiles balísticos intercontinentales), aviones con capacidad nuclear y submarinos con misiles balísticos” y “seguiremos desarrollando y mejorando capacidades no nucleares, incluyendo defensas de misiles regionales.” Mullen habló de “defender los intereses vitales de EE.UU. y los de nuestros socios y aliados con una mezcla más equilibrada de medios nucleares y no nucleares que la que tenemos a nuestra disposición actualmente.”

El Informe del Estudio de Defensa con Misiles Balísticos del 1 de febrero, señaló que “EE.UU. mantendrá un enfoque adaptable por fases de la defensa con misiles” y “desarrollará capacidades móviles y relocables.” Además, “el gobierno está comprometido con la implementación de un nuevo Enfoque Europeo Adaptable por Fases dentro de un contexto de la OTAN. En Asia Oriental, EE.UU. trabaja para mejorar las defensas con misiles mediante una serie de relaciones bilaterales. EE.UU. también mantendrá una cooperación reforzada con una serie de socios en Oriente Próximo”.
Por Domingo Schiavoni en Diario Panorama

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cada vez que lees un artículo y no dejas un comentario, alguien mata a un gatito en alguna parte del mundo...
Recuerda que puedes comentar siendo anónimo o simplemente poniendo un nombre.

Si tenéis una resolución de pantalla baja, y veis el blog demasiado grande pulsar control y moved la rueda del ratón hacia atrás para ver el blog a tamaño completo.